La búsqueda por un aprendizaje más rápido ha encontrado su camino

Por medio de la investigación los científicos han reconocido los factores que intervienen en el proceso del aprendizaje, a través de aptitudes perceptuales para la comprensión del lenguaje y la lectura, llegando éstas a ser potencializadas por medio de la práctica constante.

A esta conclusión han llegado las investigaciones realizadas en la Universidad de Northwestern, de las cuales se ha propuesto una nueva forma de enseñanza que pudiera reducir, al menos a la mitad, el esfuerzo necesario para obtener ganancias en el aprendizaje.

Este tipo de investigación también puede ser la primera en demostrar la metaplasticidad cerebral; que significa que las experiencias por si mismas no construyen aprendizaje, pero si se puede que experiencias pasadas puedan influir en la generación de aprendizaje.

“Previamente, nuestro trabajo se basaba en el supuesto, dentro del aprendizaje perceptual, ‘sin dolor no hay ganancia'”, explicó Beverly Wright, autora del estudio publicado en el Journal of Neuroscience y profesora de Ciencias de la Comunicación en la Universidad. “Nuestro trabajo sugiere que uno puede tener la misma ganancia en aprendizaje con, sustancialmente, menos dolor”, agregó Wright.

Estos descubrimientos pudieran liderar futuras terapias sin esfuerzo para niños con problemas de aprendizaje en el lenguaje, involucrando habilidades perceptuales. De tal forma que se puede generar un gran interés por incrementar la percepción, quizá para los músicos que busquen pulir su sensibilidad hacia el sonido o, para las personas que están estudiando una segunda lengua, o los médicos para hallar la diferencia entre los latidos del corazón regulares e irregulares.

Investigaciones previas mostraban cómo los individuos se volvían más eficientes en labores de percepción, simplemente repitiéndolas una y otra vez. Esto demuestra que la mera exposición a los estímulos perceptuales usados durante la práctica en dichas labores no genera aprendizaje.

Pero los investigadores de Northwestern encontraron que el aprendizaje se robustece cuando se combinan periodos de práctica que sola produce un aprendizaje demasiado corto con periodos de mera exposición a los estímulos perceptuales. “Para nuestra sorpresa, encontramos que dos ‘errores’ actualmente pueden producir una virtud cuando éstos provienen de un aprendizaje perceptual”, explicó Wright.

También se halló que el aprendizaje perceptual obtiene ganancias igualitarias, como si se hiciera entrenamiento de tareas de forma continua.

“Es como si una vez acelerado el proceso por la practica de cierta actividad, el cerebro responde a este estímulo cuando aún no se presenta aprendizaje alguno”, comento Wright.

Anuncios

Acerca de Hugo Santillán

Soy periodista independiente especializado en investigación y docencia en comunicación y ciencias sociales. Como periodista el fin último de mi preparación es dar a conocer las noticias de actualidad, por ello, en In-Scientia daremos una perspectiva de la función que tiene la ciencia para con la sociedad.
Esta entrada fue publicada en Ciencia Básica, Editorial y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s