Reflexiones sobre los premios Nobel

Esta semana nos levantábamos con la noticia, en los periódicos, en la radio, en la televisión, de aquellos científicos que se han partido, año tras año, el cerebro con tal de conseguir tan anhelado premio. Su nombre figura por poco tiempo, en lo que se conoce su obra y lo que desarrolló, pero ¿Qué hay después?

Muy pocos hombres de ciencia logran ser reconocidos. Sus investigaciones siguen en grandes volúmenes de datos o un sin fin de papeles por llenar, para que el gobierno les haga caso. Y en el caso de México las televisoras consideren que el desarrollo es noticia.

¿Y por qué en México cada premio Nobel nos recuerda a Mario Molina?

Es sencilla la respuesta, porque siempre existen intereses (que ya hemos mencionado) que impiden ver el beneficio de la ciencia. Porque se teme que el pueblo sea crítico. Porque se teme que se levanten contra el status quo. Quizá porque tienen miedo que la gente se de cuenta de que los gobernantes son ignorantes.

¡No lo sabemos!, ¿Pero aún hay esperanza?

Hace unas semanas el titular de CONACYT (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) Juan Carlos Romero Hicks, compareció ante los legisladores durante la glosa del cuarto Informe de Gobierno del Presidente Calderón. Y saben, ningún diputado estuvo presente a tiempo.

Romero Hicks esperó treinta minutos y fue atendido por DOS diputados de la comisión de Ciencia y Tecnología. Lo que significa que “la ciencia puede esperar” y que para el gobierno mexicano, esto no signifique nada.

Y no quisiera que esta editorial se prestara a decir que un Nobel implica desarrollo, lo que se desea es que sirva para impulsar el desarrollo científico de la nación. Que se demuestre que la ciencia es sociable, socializable y QUE GENERA CONOCIMIENTO.

Anuncios

Acerca de Hugo Santillán

Soy periodista independiente especializado en investigación y docencia en comunicación y ciencias sociales. Como periodista el fin último de mi preparación es dar a conocer las noticias de actualidad, por ello, en In-Scientia daremos una perspectiva de la función que tiene la ciencia para con la sociedad.
Esta entrada fue publicada en Editorial y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s