El Alzheimer puede tener una cura en el futuro

¿Problemas con la memoria?, ¿Necesita un papel en cada lugar que recorre para acordarse de tal o cual asunto?, ¿Cada vez que va al super considera que le faltó algo? Si ha respondido si, a alguna de estas preguntas es muy probable que desarrolle Alzheimer en su vejez.

Investigadores en el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern han creado una vacuna experimental contra el beta-amiloide, la minúscula proteína que forma placas in el cerebro y se considera que contribuye con el desarrollo del Síndrome de Alzheimer.

En comparación con otras vacunas de ADN que los investigadores de la universidad probaron en un estudio en animales, la nueva vacuna experimental estimulaba diez veces más anticuerpos que eliminan el beta-amiloide. Según lo reportaron los investigadores en el Jounal of vaccine.

“Futuros estudios se enfocarán en determinar la seguridad de la vacuna, si protege las funciones mentales en los animales”, dijo el Dr. Roger Rosenberg, Director del Centro del Síndrome de Alzheimer en la Universidad y co-autor del estudio.

“El anticuerpo es específico se une a la placa en el cerebro. Esto no vincula al cerebro con la placa”, explicó el Dr. Rosenberg. “Esta aproximación nos muestra que es promisoria la generación de suficientes anticuerpos que serían clínicamente utilizados en los pacientes con tratamiento”, comentó.

La vacuna tradicional –una inyección de la proteina beta-amiloide debilitada en el brazo — ha sido probada para obtener una respuesta inmunológica, incluyendo la producción de anticuerpos y otras defensas del cuerpo contra esa misma proteina. De cualquier forma, la respuesta inmunológica a este tipo de vacuna en ocasiones causaba inflamación cerebral, así el Dr. Rosenberg y su equipo se están enfocando en el desarrollo de una vacuna no-tradicional.

La vacuna de AND no contiene beta-amiloide disminuida pero tiene una pequeña porción del código genético de la proteina. En el estudio, los investigadores hallaron minúsculas gotas de oro en el ADN de la proteina, siendo inyectada en la piel de las orejas de los animales. Una vez dentro, el ADN estimuló la respuesta inmunológica incluyendo los anticuerpos del beta-amiloide.

El próximo paso en la investigación es probar la seguridad a largo plazo en los animales, agregó el Dr. Rosenberg.

“Después de siete años de desarrollo de la vacuna, esperamos que no haya toxicidad, y esto pudiera significar un futuro desarrollo de aplicación en los humanos”, finalizó.

Entonces a todos aquellos que se nos olvidan las cosas tendremos la oportunidad de contar con una vacuna.

Anuncios

Acerca de Hugo Santillán

Soy periodista independiente especializado en investigación y docencia en comunicación y ciencias sociales. Como periodista el fin último de mi preparación es dar a conocer las noticias de actualidad, por ello, en In-Scientia daremos una perspectiva de la función que tiene la ciencia para con la sociedad.
Esta entrada fue publicada en Ciencia Básica, Editorial y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s